miércoles, 23 de marzo de 2011

Servicio al cliente y fidelización en una sóla acción

He pasado a Starbucks y quería probar algo nuevo, tienen un té con nombre exótico y le pregunté a la chica que me atendía qué tal estaba el té… qué otra cosa me diría, fenomenal. Mi cara por supuesto no reflejaba entusiasmo por pagar 3,50€ por probar la bebida, así que ella sugirío  “lo compras y lo pruebas, si no te gusta te lo cambio”. Hecho, dame uno.

Ahora me pregunto, ¿cómo puedo traer esto a mi empresa? Hay oportunidades en todas partes.